01020304050607080910

Huellas, ellas y ballenas

Miércoles, 12 Marzo 2014 10:03 Escrito por Angélica Escoto

Dos costillas de ballena hacen un arco. Mi hermana y yo estamos adentro de ellas. Está a punto de llover. ¿llover? Sí, en el desierto llueve, sigo la orilla del mar, en él recorro el tiempo que me regresa a la infancia. Hago memoria en mis sueños y me pregunto si los cuentos nacen de un sueño o los sueños se justifican en cuentos. Los ojos de un calamar me espían mientras poso para la foto de mi mamá. Quiero saber por qué las ballenas perdieron las patas y se lanzaron al mar. Quiero ser una sirena de precisa figura con botas de pescado, sí, una sirena con el corazón de fuego para zapatear el mar.

Ellas, las ballenas tienen la persistencia del ser. En el fondo del mar Artico engullen hasta el hastío, un caldo revuelto con millones de partículas microscópicas de animales vivos y materia vegetal. Igual que las ballenas; estos organismos emigran, pero en otros lapsos brevísimos, sus desplazamientos están asociados a la gravedad, el día y la noche. Para equilibrar los tiempos de la geología y sus mutaciones ínfimas no viven mas de cuatro horas, si no fuera así en una semana su reproducción podría formar una esfera de igual volumen al de la tierra. Plancton, errante y vagabundo se mueve nadando débilmente en mayores cantidades por los mares de las regiones frías. Por eso, ellas, las ballenas permanecen cerca de los polos.

La explosión de mis sentidos se expande en la línea del horizonte y sin perder el norte, sé que el regreso será otra historia. Viajar es emigrar … y nadar es como bailar pero en el agua… Me sumerjo en el Golfo de California y al aumentar la profundidad los colores van desapareciendo, el rojo a los cinco metros, el naranja a los ocho, el amarillo a los once. Sería imposible confirmar si en realidad el verde y el azul no existen a los 25 metros, creo que mis pulmones explotarían al llegar a los grises.

Una huella es una señal duradera que marca un proceso pasado, tal cual. Pero el índice que voy dejando está en mi deseo habitado sobre la cara visible de la luna, en sus llanuras cubiertas de lava seca que son regiones nombradas como mares de fertilidad, mares de crisis, mares de serenidad, mares de humores y la mancha más grande es un Océano de Tempestades. En la luna no existe el ruido, ni el tiempo, los astronautas han dejado sus huellas que seguirán ahí por siempre, porque no hay viento ni lluvia para borrarlas.

El final es el inicio en el paralelo 28º y ellas, las ballenas, con exceso de sal flotan para copular, parir, amamantar y cantar acorde con los sinuosos médanos en la Laguna Ojo de Liebre. El canto de las dunas y de ellas las ballenas, se acoplan en largos y repetidos sonidos que despiertan sentimientos de pérdida o tragedia, splachsss, aletazo horizontal, el ritmo y la rima final.

El Polo Norte es un océano congelado, el Polo Sur un continente congelado. Yo, voy hacia el Sur, pero terminaré en el Norte, arriba de esta balsa de piedra que flota entre dos mares, es la península bajacaliforniana que se despegará en unos 50 mil años y será vecina de Alaska en 50 millones de años más.

Visto 1470 veces