010203

Es-cultura en resistencia

Miércoles, 18 Diciembre 2013 18:47 Escrito por MUMA

Desde hace ya varios años Natalia Eguiluz aborda en su trabajo diversas problemáticas en torno a la situación de las mujeres en México. El cuerpo de su obra está constituido por una crítica hacia lo llamado femenino, al consumismo, al individualismo, al sexismo y a la desigualdad e injusticia social imperantes. Natalia recurre a la mujer como signo representativo de las relaciones de poder en las sociedades capitalistas actuales, así, en sus esculturas, dibujos, pinturas y videos encontramos como constante representaciones de mujeres en las que se observa el uso de la ironía como recurso de enfrentamiento crítico a las condiciones de vida existentes. Series como Realidad Sitiada (2007-2008), La enfermedad de las princesas (2005-2006), Femmes FM (2004-2005), El cuerpo como construcción cultural: clichés de lo femenino (2003-2004) hacen referencia a ello.
 
Hoy en día Natalia Eguiluz se encuentra trabajando en el proyecto Es-cultura en resistencia con el cual tiene la intención de cuestionar, de una manera un tanto más frontal, las injusticias que el sistema capitalista genera. Es de este proyecto en proceso de donde emanan las imágenes que se presentan en este espacio, como por ejemplo, México 2010, obra que remite al cuerpo fragmentado de una mujer indígena con un grillete, como referencia a la esclavitud a la que el sistema capitalista neoliberal y neocolonial nos ha sometido como nación. El grillete muestra la palabra oligarquía, logos de trasnacionales como Monsanto, Glodcorp, Repsol, Coca Cola, etc. así como de empresas nacionales como Televisa, además de los respectivos logos del PAN y del PRI.
 
Esta pieza surgió a partir de la reflexión sobre los festejos del bicentenario de la independencia y el centenario de la revolución mexicana y fue presentada en la exposición La ira/el deseo (2010). La obra es un claro ejemplo de la dirección que guía el proyecto Es-cultura en resistencia de Natalia Eguiluz, y constituye un acto de denuncia sobre los tiempos actuales que se viven en México, la desigualdad de clase, la explotación, el saqueo, el neocolonialismo, la imposición, el racismo y el sexismo imperantes: todo un pueblo esclavizado por la oligarquía. A su vez, Natalia, también muestra obras como Silencios misma que está constituida por tres esculturas blancas modeladas en pasta que remiten a la frase: “no veo, no oigo, no hablo” con la cual pretende cuestionar esos silencios cómplices, la actitud individualista e indiferente o simplemente la falta de acción ante el peso de la desigualdad e injusticias a las que nos enfrentamos cotidiana y sistemáticamente en este país.
Visto 1366 veces Modificado por última vez en Martes, 11 Marzo 2014 11:45