01 02 03 04 05 06 07 08

Diálogos de la mirada

Miércoles, 19 Agosto 2015 00:09 Escrito por Angélica Abelleyra    
 
Construir miradas
Retratos de Norma Patiño
(Fragmento tomado del libro Diálogos de la mirada)

Misterio. Veladura. Capa tras capa de apariencias y lectura. Pregunta constante de lo visible1. Confección de rostros y su entorno. Esa mueca y aquel ceño; pliegues de algodón y seda, una mirada oblicua; la mano distraída y varios pestañeos congelados.

En esa suma de artificio que es el retrato, Norma Patiño explora los exteriores que dan seña de identidad a cada escenario y provoca viajes hacia adentro de los personajes que retan su curiosidad hasta sacarlos del propio cuerpo para, al menos en un instante, establecer un latir de visiones en construcción constante, a doble vía.

En tiempos y espacios como los actuales, cuando las llamadas selfies (autorretratos, autofotos) y el registro visual en dispositivos móviles ahogan hasta el hartazgo nuestra hechura del rostro fotografiado, pareciera más que necesaria la insistencia en el retrato como una puesta en escena, “con capas infinitas de significación”.2

Esas envolturas que otorgan señales, trazos y lunares de cada ser develado a través del escrutinio de Norma Patiño no sólo en máscaras y arrugas, guiños en soledad, sino en su anhelo por “manejar emociones con la gente y establecer un diálogo, una especie de intromisión seductora” que deriva en el placer esencial que se otorga la fotógrafa: “la tensión con lo humano y una aspiración de movimiento dentro del carácter hermético del retrato como género, para aprehender algunos chispazos de novedad que nutran cada toma”.3

Con aspiraciones juveniles por ejercitarse en la pintura, Norma Patiño desistió del oficio al sentirse poco hábil en la cocina de aquello cercano a su vida a través de un tío pintor. Acudió entonces a un taller en la Academia de San Carlos con la fotógrafa Kati Horna y entendió que la cámara le resolvía de otras maneras aquel bosquejo que emprendían los óleos y pinceles. Mediante la fotografía, empezó a construir escenarios: primero fueron cuerpos de hombres yacentes, a manera de cristos paganos profundamente sensuales en sus veladuras de carnalidad; luego vinieron paisajes construidos, naturalezas objetuales y desnudo femenino: todos influenciados por lo pictórico y lo teatral.

Norma Patiño trabaja a diario en la consecución de mostrar su interioridad. Lo hace a través de su pasión por la Historia, ese abordaje del pasado que le inspira, le da seguridad y certeza para puntualizar sus investigaciones teóricas y visuales que en un futuro cercano versarán sobre fotografía y violencia. También le servirá de asidero para indagar en su propia historia, la más reciente, donde se acompañará de la foto y de otras mujeres que, como ella, hicieron un camino de lucha y vivencia triunfante frente al cáncer. Transitará en esa otra “ciudadanía” de la que habló Susan Sontag4, ese lado nocturno de la vida que es la enfermedad, porque finalmente ella, ellas, volvieron a estar en una geografía solar.



1“La foto es más un producto que interroga lo visible, que un objeto que lo da”. François Soulages,

Estética de la fotografía, La Marca, 2005, pág. 109.

2 Susan Sontag, Sobre la fotografía, Alfaguara, 2006, pág. 224.

3 Angélica Abelleyra, entrevista con Norma Patiño, 20 de mayo, 2014.

4 Susan Sontag, La enfermedad y sus metáforas, Suma de Letras, 2003
Visto 1044 veces Modificado por última vez en Miércoles, 19 Agosto 2015 00:45