7111214151823

El encuadre fiel de lo cotidiano

Lunes, 26 Mayo 2014 08:12 Escrito por Angélica Abelleyra    
Lo que la apasionaba era la imagen en movimiento: el cine. Pero la foto fija la llevaba en las venas por la rama de su abuelo paterno, retratista de estudio en Tlaxcala, y por la afición casera de su padre al tomar diapositivas de cuanta reunión familiar aconteciera. Con ese antecedente de agarrar la cámara desde niña y aprender a no cortar la cabeza ni los pies de los retratados, Ángeles Torrejón (DF, 1963) dirigió su entusiasmo hacia la imagen fija, se alió al fotoperiodismo y después se regaló pausas para cocinar a fuego lento su mirada y captar la vida de mujeres y niños en la sierra de Puebla y la selva de Chiapas.

Estudió Comunicación en la UAM-Xochimilco porque pensaba que sería su entrada al cine. No fue así, aunque el nexo con la imagen no se rompería nunca. Trabajaba en la edición del periódico Tiempo de Niños cuando conoció al equipo de fotógrafos de la naciente agencia Imagen Latina: Pedro Valtierra, Andrés Garay, Marco Antonio Cruz y otros que le entregaban material gráfico de infantes. Concluida la universidad, ingresó a la agencia en la parte administrativa, se convirtió en pareja de Cruz y se sumergió en la foto.

Con una cámara que le regaló su madre, dejó el escritorio para empezar a retratar personajes públicos y anónimos en la Cámara de Diputados, en marchas políticas y en las banquetas. Cero estudio de laboratorio y mucha intuición le ayudaron a que el periodismo fuera su dosis de adrenalina y goce por captar el justo momento de una parte de la historia del país. Primero dentro de la agencia y luego en La Jornada y Proceso, se apasionó por el mundo de la imagen.

Más madura luego de la experiencia de un año en La Jornada, volvió a Imagen Latina. Allí viró su enfoque y del reporte visual cotidiano buscó hacer fotografía de más largo aliento a través del ensayo y el reportaje. Empezó en la sierra norte de Puebla, en Pahuatlán, y advirtió el enorme goce que le daba establecer un compromiso con la gente que retrataba, volver a menudo a las comunidades y mejorar el trabajo cuando le veía fallas.

Con este nuevo enfoque de investigación, hizo clic sobre todo en los rostros de mujeres y niños. De manera natural, en marchas y sesiones camarales le atraían las mujeres, se iba a las fábricas de costureras y retrataba a las fumadoras compulsivas. Para ella un gran salto fue Chiapas. Estaba frustrada por no haber sido testigo presencial de lo acontecido en la selva Lacandona desde la insurrección zapatista así que, terminados los Diálogos de San Andrés, dijo: “Ahora yo voy”. Con un planteamiento sencillo y claro, y frente a sus colegas fotógrafos en San Cristóbal desanimándola hasta el infinito, ella agarró una camioneta prestada y se adentró en la Lacandona. Para esa misma tarde, y con todos los augurios en contra, el sub comandante Marcos aceptaba su proyecto: retratar la vida cotidiana de las mujeres zapatistas tanto militares como simpatizantes. A todos les pareció que estaría tres días y se quedó un mes esa primera ocasión para retornar varias veces por año entre 1994 y 2000.

Tuvo paciencia y no sacó la cámara desde el primer día. Había escuchado las enseñanzas de Nacho López y Mariana Yampolsky de familiarizarse primero con las comunidades sin retratarlos para que la cámara no fuera un elemento de intromisión. Por eso ella se bañó con las mujeres en el río, durmió en sus hamacas y platicó mucho hasta que la cámara fue parte de ella misma y las zapatistas. Luego, con cada regreso a la selva ella organizaba una exposición: extendía un mecate y con pinzas de ropa colgaba las imágenes.

Madre de Emiliano, Ángeles no ha vuelto a Chiapas desde 2000. Espera hacerlo con su hijo de la misma manera que planea acelerar el ritmo de su proyecto sobre la noche en la ciudad de México. Desde hace siete años capta la soledad, amor, trabajo y sorpresa que acaparan las calles del DF con sus personajes que, como ella, son búhos atentos en medio de la oscuridad.

Texto publicado originalmente en La Jornada Semanal (10/octubre/2004)
Visto 1470 veces Modificado por última vez en Lunes, 02 Junio 2014 18:23