01 02 03

Tan trillada, tan callada

Martes, 17 Diciembre 2013 00:40 Escrito por Verónica Buentello

La serie que presento surgió 5 años atrás, como resultado de una búsqueda obligada, como un reto que me ayudaría a cuestionar mi postura ante la expresión artística y dar un giro en el curso de mi trayectoria plástica enfocada al área ilustrativa.

En esta serie “Tan trillada, tan callada”, busque incontables objetos que tuvieran relación con su significado como tal y que a su vez pudieran hacer conexión con las relaciones sociales entre hombre y mujer; sin perder un poco el sarcasmo y el sentido del humor de que somos característicos los mexicanos.

Así que tome “cuerdas”, que amarran, sujetan, unen, ahorcan…También tome “pinzas” que sujetan, tan sutilmente y no dejan caer...Y mis “ganchos” instrumentos que permiten mantener colgada, guardada, sujeta y aprisionada sin maltratar…Las prendas de vestir, los órganos y el empleo del color son clave de definición del género en cuestión que interpreto en mi obra.

La primera obra que obtuve como resultado de esta búsqueda fue “La mujer”. Y poco a poco las ideas fueron fluyendo y entre vivencias, confesiones de amigas, recuerdos, sumisión, etc. Las ideas fueron concretándose y tomando rumbo. En un principio solo giraba mi pensamiento a los acontecimientos vivénciales: Mujer casada, mujer madre, mujer trabajadora, mujer estudiante, mujer asediada, mujer ama de casa, mujer simplemente mujer. Quise representar en esta obra lo que callaba, el sentirme utilizada, el sentirme constantemente cuestionada sobre mi condición de mujer estudiante y mujer trabajadora, y el sentirme señalada hasta por mi propio género, como si no tuviera el derecho a realizar y fomentar mi crecimiento personal.

Constantes fueron las palabras hirientes que hasta hoy siguen poniendo en tela de juicio mi condición de mujer madre, mujer esposa y ama de casa. Como si estos fuesen los roles únicos que pudiera desarrollar. Con el paso de los años he desarrollado esta serie, que lleva distintas etapas, distintos matices, entre ellos mi cambio de vida, el mirar desde otra perspectiva esta postura multifacética de ser mujer, y agrego el ser mujer emigrante.

Confieso que querer abarcar el campo laboral y el campo de preparación, ha sido titánico, pero no imposible, confieso que a pesar de estar trillada en estos campos y en otros mas, he buscado la manera de compaginar mi amor por el arte y mi amor por mi familia ; para no abandonar mis metas personales y los deseos y sueños que son materia prima de mi existencia, y confieso que soy una MUJER orgullosa que ha dejado de callar.
Visto 2035 veces Modificado por última vez en Lunes, 03 Marzo 2014 12:24