123

Naturaleza desdoblada en hundimientos y abultamientos

Viernes, 24 Enero 2014 10:52 Escrito por Miriam Medréz
 
La naturaleza se nos presenta con ritmos, movimientos y patrones característicos,  constituidos de componentes infinitamente repetibles —hojas, brotes, espinas, pétalos, bulbos, semillas—motivos que dan origen a otras formas.
 
Repetición de ritmos naturales, de los latidos del corazón  y de los centelleos de una estrella, del compás de las olas del mar  y de aspirar y expirar, incesantemente, en un mantra que se repite y construye formas que se ensamblan en esculturas.
 
Esculturas que esconden y muestran, que se abren y se cierran, que participan en un juego de ocultar y descubrir, que brotan al interior y en la superficie. Protuberancias obvias y otras escondidas, hundimientos  que se ocultan o se exhiben para hacer palpables nuestros deseos ocultos, para exponerlos y hacer brotar las semillas de nuestra naturaleza,  para  colgarlos de las paredes que nos rodean y en el cuerpo que nos envuelve.  Para descubrir exteriorizando.
 
Las esculturas se produjeron en telas blancas y negras,  interpretando  formas que se asemejan al mundo de lo natural. Se usaron fotografías impresas en tela,  con imágenes de semillas, de cactos y de otras plantas. Todas las esculturas son relieves de pared.
 
Las telas son suaves, ligeras, con impresiones fotográficas, con bordados y texturas  que se fusionan y germinan en esta serie de abultamientos y de hundimientos.
Visto 2363 veces Modificado por última vez en Viernes, 24 Enero 2014 11:03