010203

El cuerpo de la Madre

Miércoles, 18 Diciembre 2013 22:11 Escrito por Sofía Gómez Córdova

La serie fotografías Enredadas, Vínculos y De cabeza de Lucero González emite un sutíl pero pesistente guiño: el estado de equilibrio entre el instinto, lo salvaje y natural, y la conciencia y espiritualidad -la humanidad- de una mujer que engendra vida. La desnudez, el recordatorio ineludible de nuestra condición animal, es envuelta por un escenario medio silvestre: un jardín, producto del cuidado humano que busca un contacto con la naturaleza que le permita vivir cerca de ella -porque el instinto se lo exige- pero no es a su merced.

La búsqueda de este equilibrio, tan difícil y necesaria, y la facultad exclusiva de dar vida, tan preciosa y frágil, resuenan en la combinación de estas tres sencillas imágenes que en suma muestran a una mujer embarazada, cómoda con su condición, incorporada armoniosamente a los elementos que, como ella, son vida.

La mujer de las fotografías acepta y disfruta la maternidad con la naturalidad con la que le fue dada y la vive sin contradicción con el resto de su vida. Es ése el estado ideal de la maternidad, una búsqueda que las mujeres emprenden también fuera de sí mismas, en sociedad, muchas veces con gran dificultad, y cuya imagen de un posible logro es esta mujer que mira a cámara tranquila, en paz, con una sabiduría que pareciera ensancharse junto con su vientre.
Visto 2952 veces Modificado por última vez en Miércoles, 18 Diciembre 2013 22:39