010203

Mi cuerpo como principio de mi orden

Miércoles, 18 Diciembre 2013 21:33 Escrito por Ana Laura González Herrera

El espacio escultórico alcanza, para mi, posibilidades ontológicas, es decir, es un espacio fenomenológico y expansivo. Donde la aesthesis, la memoria, la materia sensible, la experiencia, lo hacen pensarlo y vivirlo. Puede ser evidente o perderse en lo virtual o en la “nada” o en el caos, pero siempre es movimiento. Para acceder a éste he recurrido, entre otros aspectos, a la resignificación del cuerpo. Que me ha introducido al tema de la identidad femenina, la cual me da pie a re-considerar la pregunta: ¿Quién constituye este cuerpo?, extendiendo el sentimiento de ubicación (temporal-matérica) y de reconocimiento individual y social.

La identidad femenina, como concepto, es una compleja relación entre la inalcanzable imagen femenina, la posible autoconstrucción de si misma y, los vínculos con el mundo, de ella me ha interesado profundizar y plantear la identificación de los ideales sociales y prototipos referentes al sexo femenino, con el interés de deconstruir ciertos parámetros erigidos a lo largo de la historia, que edifican parte de la identidad de una persona, para luego construir otros distintos desde la auto-conciencia.

Mi obra circula entre la elección de mi cuerpo como principio de mi orden (espacio propio e íntimo) y, como punto de partida hacia el afuera (espacio circundante y ámbito social). La extensión de éste, de mi cuerpo, me lleva a plantear y reflexionar sobre otras mujeres y hombres, sobre la femineidad, la identidad personal, la sexualidad, lo cotidiano, entre otros aspectos. Y vincularlo intrínsecamente con el espacio escultórico. En unos casos, uso la metonimia transfiriendo mi cuerpo hacia el objeto como representante de mi persona. En otros, trabajo el uso de las palabras de todos los que habitamos espacios compartidos y con las que participamos, igual, como signos de lo que existe cotidianamente en la vida de la persona. Su uso nos hace ser y nos hace existir dentro de una estructura social y en la autoidentificación. También, me apoyo en la materia y el material, que trabajan como conductores simbólicos e inducen a una sensación táctil a través de la memoria sensible. Me inclino por el uso del bordado sobre tela, el yeso, la cera, colorantes, luz, entre otros, son materiales orgánicos, blandos, rígidos y maleables.
Visto 1458 veces Modificado por última vez en Miércoles, 19 Marzo 2014 18:38