01020304

El archivo de Bela Gold

Miércoles, 18 Diciembre 2013 20:49 Escrito por Karen Coredero

El trabajo de Bela Gold asombra por su belleza de factura y por lo ominoso de sus fuentes. A partir de las imágenes de documentos vinculados con el Holocausto, huellas de presencias individuales humanas desaparecidas, produce objetos que transmutan su materialidad a nivel formal. Utiliza medios tradicionales y nuevas tecnologías, para resignificar las grafías, grafismos y rostros que conllevan una memoria de lo indecible, permitiendo una convivencia estética con ellos que desata una vinculación ante todo a partir de texturas y colores.

Aunque su punto de partida conceptual es la ausencia, la obra de Bela parte del cuerpo y los sentidos, el elemento básico de la presencia. Sus soportes—piedra, papel, carnaza, madera de reuso, cuero--nos remiten a la naturaleza y a la riqueza de la experiencia sensorial que permite, a la vez que evocan la inscripción del tiempo en la materia, combinando sofistica- dos procedimientos de manipulación digital con elementos y procesos artesanales. La disposición en el espacio y las dimensiones de su producción exigen además una involucración de todo el cuerpo: no sólo la vista sino el tacto y el movimiento en el espacio.

El archivo de Bela se convierte, en este contexto, en un referente virtual que se reactiva por medio de su inscripción plástica. No es casual en este sentido que la gráfica, el grabado, como técnica ocupa el trasfondo de su producción, aunque se aparta de las técnicas, dimensiones y vehículos tradicionales. Asimismo, lo que su obra activa de los documentos no es su valor histórico ni su legibilidad, aunque están implícitos, sino su aura, la presencia humana que constatan y el valor de comunicación de las formas rescatadas del olvido. Los libros, uno de los formatos que emplea Bela, que abarcan desde un formato encuadernado hasta el de largas telas bordadas, tienen un manejo deliberadamente complejo—por su tamaño y materiales-- que dificulta la legibilidad, dando lugar a una vivencia más como escultura e instalación, como experiencia vital, más que narración. La his toria, entonces, en el archivo de Bela, no es diacrónica sino sincrónica, envolviéndonos por medio de la recepción estética en un diálogo cuya consecuencia es una renovada conciencia ética, un archivo presente que no se puede relegar a los estantes de la biblioteca, a los basureros o a la amnesia colectiva.
Visto 1399 veces Modificado por última vez en Miércoles, 19 Marzo 2014 18:14